Esunmomento.es - Artículos sobre Literatura, Historia, Pensamiento, Arte, Pedagogía, Ciencia,...

esunmomento.es

Estás en... Nombres

Una operación naval audaz e insólita

 

A finales de 1938, una operación de la Marina de Guerra Nacional ejecutada con éxito por los cruceros auxiliares Ciudad de Valencia y Ciudad de Alicante, acabó con las rutas mercantes proyectadas entre puertos soviéticos y puertos ingleses, franceses y el belga de Amberes que utilizaba la flota del Frente Popular. La noticia de esta acción naval llegó pronta y cumplidamente a todos los gobiernos europeos, en los que cundió el asombro por la trascendencia de la hazaña y lo inesperado de la acción naval.

    Cabe indicar que no cundía el deseo de navegar hasta la Unión Soviética ni en los armadores, que mantenían amarrada o internada su flota en los citados puertos atlánticos, ni en los oficiales ni tripulaciones (mayormente de la CNT y la FAI), ya que una vez allí quedarían, barcos y hombres, en poder y al albur de las autoridades soviéticas.

    Una parte de la flota mercante al servicio del gobierno del Frente Popular estaba controlada por la embajada española en París, que fletaba los buques en régimen tramp (de fletamentos) o de gran cabotaje, lo que proporcionaba importantes divisas para la adquisición de armamento. El gobierno del Frente Popular instalado en Valencia pretendió dirigir los barcos, pero la comisión técnica de la embajada era contraria y ponía constantes impedimentos a la decisión política que fomentaba el internamiento en Rusia de los barcos españoles, como había sucedido con los buques correo. Pero, no obstante, la ostentación de tráfico con pabellón republicano era notoria en esas aguas.

    El número de buques internados era de: 17 en Reino Unido, 6 en Amberes, 1 el La Rochelle y 1 en Burdeos; más 12 que ya habían sido derivados al puerto soviético de Leningrado. Conociendo la inminencia del traslado de esos 25 a reunirse con los de Leningrado, el Estado Mayor de la Armada, con el almirante Juan Cervera Valderrama a su frente, dispuso una operación de vigilancia sobre los accesos al mar Báltico para evitar perder más barcos.

 

Almirante Juan Cervera Valderrama.

Juan Cervera Valderrama

Imagen de www.tesorosdelayer.com

 

El 24 de septiembre de 1938 quedaron alistados los cruceros auxiliares Ciudad de Valencia y Ciudad de Alicante, a los que se encomendó la tarea de operar conjuntamente en aguas del Mar del Norte de forma que pareciera un solo barco y desprovisto de bandera, el Nadir, que era el nombre adjudicado al Ciudad de Valencia que mandaba el capitán de corbeta Juan José Jáuregui y Gil Delgado. En caso de necesidad los dos barcos debían recalar en el puerto alemán de Emden.

    Zarparon de Santander los dos barcos el 20 de octubre, artillados con un cañón de 120 mm Vickers y dos cañones de 101 mm Vickers, un cañón Nordenfeldt de 57 mm, dos antiaéreos Vickers de 47mm y una ametralladora Breda de 13'3 mm. Ambos cruceros embarcaban su propia dotación, formada por tripulantes civiles de tiempo de paz militarizados; los mandos superiores eran oficiales del Cuerpo General de la Armada y todos los demás oficiales eran de la Reserva Naval; la dotación estrictamente naval la formaban una sección de Infantería de Marina y los artilleros de las piezas.

    El resultado de la operación naval, tan audaz como insólita, fue el apetecido por la Marina de Guerra Nacional, interceptadas las rutas y acabado con el tráfico marítimo de la flota mercante del Frente Popular. Al éxito de estos dos propósitos se unió el de haber hundido el gran mercante Cantabria (ex Alfonso Pérez), en el límite de las aguas jurisdiccionales británicas en el Mar del Norte (o en el estuario del río Támesis), la captura del carbonero Río Miera y su conducción a España, la inutilización del mercante Guernica, que embarrancó en la costa noruega de Niddingen al intentar evitar su captura por los cruceros auxiliares, y el internamiento definitivo de la motonave Sil en Inglaterra, del mercante Cabo Quintres en Bergen, con tripulación rusa, y del carguero Josiña en otro puerto Noruega; la motonave Sil y el carbonero Río Miera procedían de puertos soviéticos en el mar Báltico, el Guernica navegaba a la altura del estrecho de Skagerrak, entre Noruega y Dinamarca.

 

Crucero auxiliar Ciudad de Valencia.

Crucero auxiliar Ciudad de Valencia.

Imagen de www.trasmeships.es

 

Una vez reconocido el Gobierno nacional por el británico el 27 de febrero de 1939, el Ciudad de Valencia se dirigió a Inglaterra embarcando a las tripulaciones con las que retornarían a España los buques allí internados.

 

Crucero auxiliar Ciudad de Valencia.

Crucero auxiliar Ciudad de Valencia.

Imagen de http://delamarydelosbarcos.wordpress.com

 

 

Artículo complementario

    Alocución a la Flota Nacional