Esunmomento.es - Artículos sobre Literatura, Historia, Pensamiento, Arte, Pedagogía, Ciencia,...

esunmomento.es

Estás en... Personajes

Santo Domingo de Silos

 

Domingo de Guzmán fue un monje español, de la orden benedictina, que vivió en el siglo XI, entre los años 1000 y 1073. Prior de San Millán de la Cogolla y abad del monasterio de San Sebastián de Silos. El lema de su orden es ora et labora: reza y trabaja. Alcanzó la santidad con el nombre de Santo Domingo de Silos.

El profesor David López Vizcaíno analiza el cuadro del pintor español Bartolomé Bermejo: Santo Domingo de Silos entronizado como abad (1474-1477), Museo del Prado, Madrid, y desde su contemplación expone en síntesis los dos caminos que el santo ofrece: el de la sabiduría y el de la santidad.

 

El primer camino es el de la sabiduría

La sabiduría se alcanza poniendo en práctica tres acciones: estudiar, reflexionar y conocer.

Estudiar el Verbo divino: Santo Domingo de Silos lee un libro cristiano.

Reflexionar: Santo Domingo de Silos hace un descanso en la lectura para su asimilación.

Conocer: Santo Domingo de Silos con su mirada invita al espectador a que conozca su interior y que conozca al prójimo.

 

El segundo camino es el de la santidad

La santidad se alcanza poniendo en práctica las siete virtudes cristianas, las tres teologales: fe, esperanza y caridad; y las cuatro cardinales: justicia, fortaleza, prudencia y templanza. Santo Domingo de Silos

Fe, con mitra, báculo y cáliz. Fe es creencia, confianza y abandono en Dios Señor uno y trino. En Dios la verdad indubitable, la bondad inagotable y la justicia clemente. Verdad, bondad y justicia universales.

Esperanza, con un arbolito en la mano. Esperanza es no morir nunca porque se vive en Dios Señor.

Caridad, protegiendo a los desvalidos. Caridad es mostrar la generosidad y consuelo de Dios Señor al prójimo necesitado de amor.

Justicia, sosteniendo la balanza y la espada. Justicia es evaluación de actos y búsqueda de Bien.

Fortaleza, manteniendo a raya al demonio. Fortaleza es firmeza en los principios rectos enseñados por Dios Señor y rechazo del Mal.

Prudencia, leyendo un libro mientras se ilumina con una tea. Prudencia es reflexión antes de actuar para buscar el Bien y evitar el Mal.

Templanza, se sirve vino con moderación. Templanza es ánimo sereno en los actos y ante la adversidad y la victoria.

 

 

Epitafio en el sepulcro de Santo Domingo de Silos

En esta tumba se halla quien goza de la luz divina,

llamado Domingo, de nombrada fama,

a quien Cristo envió al mundo como espejo de perfección,

para animar a los buenos y corregir los malos.

Cuando el inicio del invierno da el solsticio a la tierra

es arrebatado al mundo y se une al Señor.

Defienda éste su grey, que con mente segura le es fiel

y guiando ahora a los suyos, los lleve después hasta el cielo.

 

 

Artículos coincidentes

    Las revelaciones del alma

    Santa Teresa de Jesús y el misticismo

    San Juan de la Cruz

    La dama de azul

    San Isidoro de Sevilla

    El rey santo