Esunmomento.es - Artículos sobre Literatura, Historia, Pensamiento, Arte, Pedagogía, Ciencia,...

esunmomento.es

Estás en... Personajes

Jorge Juan y el Marqués de la Ensenada

 

Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII, auspició los estudios encaminados a validar la astronomía de posición. Son numerosos los testimonios de la época que informan del esfuerzo científico destinado a la observación del cielo para el necesario apoyo a la navegación.

Las Tablas Alfonsíes de este monarca sirvieron para calcular las efemérides planetarias; tomando como referencia las elaboradas en el siglo XII por el astrónomo cordobés Azarquiel, quien a su vez las había adaptado de las calculadas por el greco-egipcio Tolomeo (Ptolomeo o Claudio Tolomeo) en el siglo II.

 

España fue durante un largo periodo una de las primeras potencias mundiales en el arte de la navegación, contando muchos y muy buenos marinos, entre los cuales por destacar uno del siglo XVIII figura el alicantino Jorge Juan y Santacilia, nombrado capitán de la Compañía de Guardias Marinas en 1751.

 

Jorge Juan y Santacilia

Jorge Juan y Santacilia

 

Billete de moneda española dedicado a Jorge Juan.

Imagen de www.alpoma.net

 

Jorge Juan fue un experto marino y un prestigioso cosmógrafo y matemático que asesoraba al gobierno en lo concerniente a técnicas náuticas. Pronosticando las exigencias del futuro de la navegación y comprendiendo la necesidad de aumentar la exactitud de los instrumentos para la misma, propuso al Marqués de la Ensenada en 1754, a su regreso de la trascendental expedición a la América Hispana para la medida del Arco del Meridiano, la fundación en el Castillo de la Villa, en Cádiz, de un observatorio astronómico, anejo a la Compañía de Guardiamarinas que contara con medios suficientes para medir la posición de las estrellas y sus pasos por el meridiano; es decir, que los marinos aprendieran la ciencia de la astronomía.

 

Cenón de Somodevilla y Bengoechea, marqués de la Ensenada

Cenón de Somodevilla y Bengoechea, marqués de la Ensenada

 

La medición de la posición de las estrellas y sus pasos por el meridiano era el método empleado en la época, y hasta hace relativamente poco, para mantener un servicio horario de precisión.

La fecha exacta en que Jorge Juan propuso la fundación del Observatorio fue el 26 de diciembre de 1749, en carta remitida al ministerio en respuesta a la que recibió el día 10 encomendándole la adquisición de una lista de veinticuatro instrumentos y de sus instrucciones de manejo.

El Real Observatorio de Cádiz funcionó de una manera rudimentaria desde 1753 hasta que en 1798 fue trasladado a la cercana Isla de León (desde 1814 San Fernando), donde quedó definitivamente ubicado y donde sigue prestando excelentes servicios como Real Instituto y Observatorio de la Armada.

 

Observatorio astronómico de Cádiz

Observatorio astronómico de Cádiz

 

El mismo Jorge Juan, convertido años después en profesor de matemáticas y física, propuso construir otro observatorio en Madrid, a semejanza de los instalados en Greenwich y París; idea que se materializó en 1790.

 

El Observatorio de San Fernando ha tenido como especialidad el apoyo a la navegación. La difusión de las efemérides astronómicas se inició el año 1791 con la publicación del Almanaque Náutico y Efemérides Astronómicas para el año bisiesto de 1792; desde entonces el Almanaque náutico se viene publicando sin interrupción. En la actualidad cuenta el Almanaque con una edición paralela exclusivamente astronómica, titulada: Efemérides astronómicas.

 

Primer Almanaque náutico

Primer Almanaque náutico

 

Observatorio astronómico de San Fernando

Observatorio astronómico de San Fernando

 

Inicialmente los instrumentos adquiridos por el Observatorio se destinaron a trabajos de posición; pero después, al incorporar nuevas especialidades y medios, el Observatorio se convirtió en un centro polivalente adaptado en todo momento a las tecnologías de vanguardia. En 1879 se instaló una estación magnética, en 1897 una sísmica y, recientemente, una estación de seguimiento de satélites.

 

La fundación del Observatorio de Madrid se data en 1790, fecha en que comienza a construirse, y en aquella época sólo contaba con instrumentos de posición, que era lo habitual entonces. Pero ya en 1802 se dotó al Observatorio con un telescopio reflector de 76 cm, aunque entró en servicio dos años después.

 

Observatorio astronómico de Madrid

Observatorio astronómico de Madrid

 

En 1808 las tropas napoleónicas destruyeron el Observatorio con todo su instrumental. Entre 1835 y 1837 se procedió a su reconstrucción y adaptación a las necesidades de los tiempos.

Para el Observatorio se eligió como sede los jardines contiguos al parque del retiro, en distintos y comunicados pabellones. Actualmente ha diversificado su emplazamiento, manteniendo el original sobre la colina al suroeste del parque del Retiro, ampliando instalaciones y equipos en el Centro Astronómico de Yebes, provincia de Guadalajara, en la Estación de Observación de Calar Alto, provincia de Almería y la sede de Alcalá de Henares, provincia de Madrid.

 

 

Artículos complementarios

    La verdadera figura y magnitud de la Tierra

    Atlas marítimo de las costas españolas

    El primer Mapamundi del que se tiene noticia

    Crónicas aeronáuticas I

 

Artículos relacionados

    El asteroide Hispania

    Real Expedición Botánica de Nueva Granada

    La primera vacuna de germen conocido aplicable a las personas

    El mejor científico de su tiempo